La Dictadura del Pensamiento

Conforme pasa el tiempo, que no los años, nuestro modo de pensar se ve siempre alterado. A veces creemos que nuestra percepción de las cosas, del momento, es siempre la correcta. A veces. Que no siempre. Sobre todo cuando no hayamos salida alguna para combatir al Pensamiento-Bucle

Nuestras palabras son las detonantes de expresar un pensamiento, una sensación, un momento, un estado. Pero, ¿es siempre lo que sale de nuestras bocas lo que realmente queremos expresar? Lo curioso es cómo siempre se ha hablado de la diferencia de actuación entre el corazón y el cerebro, pero nunca se ha hablado de la Dictadura del Pensamiento frente a nuestras palabras en el momento que salen de nuestra boca. 
No sin antes "buclear" de una forma exhaustiva, nuestro pensamiento decidirá siempre por encima de nuestros actos, a pesar de que aquellos actos que llevamos a cabo, no sean aquellos que queremos que se realicen. Y por supuesto y como todo en esta vida, esto tiene dos polos opuestos: el positivo y el negativo. ¿Y por qué "como todo en esta vida"? Porque hoy en día tener y demostrar una opinión neutral, la cual puede ser razonada, racional y enriquecedora, puede ser motivo de algo muy oscuro.

Un ejemplo práctico: saltar de un avión en paracaídas. En el momento en el que nos proponen hacerlo, la idea nos interesa muchísimo, ya que nunca volveremos a tener una Oportunidad como esa. Pero conforme se va acercando el momento, creemos que hemos obrado mal y rectificamos nuestras palabras. Aun así nos ponemos el traje, el caso y las gafas y nos subimos al avión. Al principio nuestro pensamiento era positivo, pero ahora ha cambiado a negativo. Nuestras palabras al principio eran motivadoras, pero ahora son entrecortadas y no son seguras. Hasta el que llega el momento, se abre la puerta, te ves a más de 3.000 metro de altura y solo ves miedo. En el momento en el que te sujetan la cabeza para que mires hacia arriba, tu cerebro se prepara para colapsar: está luchando en una batalla donde el bien y el mal se han visto distorsionado tantas veces en tan poco tiempo que está preparado para la inyección letal....de adrenalina. 
Saltas. Tu cerebro se deja llevar. No ha conseguido ganar, pero tampoco ha perdido. Lo único que hace es observar. No puede hacer otra cosa. Por primera vez, su dictadura ha caído. Las palabras que se proyectan no las comanda él. Se siente indefenso. Se asusta, pero disfruta. Dentro de su ser, el cerebro disfruta de lo que está sucediendo. Al fin y al cabo, era lo que quería en un principio. 

Porque nunca olvidamos la primera sensación ni el primer sentimiento que nos causó un acontecimiento. Siempre intentamos luchar contra nosotros mismos, auto dañándonos para poder creer que, con ese daño, saldremos adelante. ¿Qué es cierto? Puede ser. Pero a qué precio. Qué precio está dispuesto a pagar el Simple Mortal, el cual vive para disfrutar y no para sufrir. Cuán fuerte es el Ser Humano para luchar contra aquello que su Ser quiere, que sus palabras quiere, pero que su cerebro le obliga a obviar. 
Cuán está dispuesto el cerebro a sacrificar por encima del Ser que comanda para creer que su decisión es la que tiene que hacerse valer. Cuando será nuestra Ser el que se levante contra el Autoritarismo que  él ama y disfruta. Como de grande ha de  ser el Levantamiento para mirar al cielo, arroparse con las Hojas de Esperanza de la Vida y respirar. 

Nuestro modo de pensar siempre se verá alterado por nuestras sensaciones, o percepciones. Y es nuestro cerebro el que nos saca de los bucles, pero también el que nos encierra en ellos. La llave. Si sabemos usar bien la Llave de la Libertad, no habrá Dictadura alguna que nos intente comandar nunca.


Con Cariño Un Simple Mortal




Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?