El Perfume

Inspiró suavemente el olor que le había sido otorgado. Comienza a recordar. Lo recuerda todo. No es capaz de olvidarlo. Es más, no puede. Sabe que debe, pero no puede. Como si de una cicatriz se tratase, vuelven a él aquellos momentos. Cierra los ojos. Inspira. Esta vez más fuerte que la anterior. Se le vienen imágenes a la mente.

"Lo recuerdo...

Recuerdo esa bufanda, ese cuello. 
Recuerdo cada conversación, cada sonrisa, cada mirada con esos destinos mirándome. 
Recuerdo como me hacías presa con ese olor. Y qué olor. 
Recuerdo cada roce de tus labios con los míos y de cómo me transportaba al país de nunca jamás. Cómo me costaba volver. Cómo me costaba. 
Recuerdo cada paseo, cada risa, cada asombro que tu rostro me deleitaba, cada suplica para quedarnos un poco más en aquel banco para no descolocar aquel momento.
Recuerdo cada bienvenida, cada despedida. Qué dolorosas que son. Qué claras las veías, pero que tristes te parecían. 
Recuerdo tu sabor: dulce como tú eras y adictivo como el chocolate que te gustaba en aquellos momentos de amargura.
Recuerdo esa bufanda, ese cuello. 
Recuerdo mis manos en tu cintura; firmes, como si de un candado se tratarán. No tenías escapatoria, aunque tampoco querías escapar.
Recuerdo la claridad de la naturaleza reflejada en la exposición de tu alma.
Recuerdo la claridad que ofrece el sol en una cálida tarde de verano. Recuerdo como deslizaba mi mano suavemente desde tu inteligencia hasta tu bienestar. 
Recuerdo la seguridad con la que te trataba, la atracción con la que me la pedías.
Recuerdo esa bufanda, ese cuello. 
Recuerdo tu perfume...dios mío qué perfume. Nada que ver con lo que sentía el pobre Jean-Baptiste Grenouille. Era mi más valiosa pero peligrosa Criptonita. Mis fosas nasales no tenían fondo. No podía parar de oler. Os sonará obsesivo, pero es que es así como era. Sé que lo habéis sentido, da igual con qué cosa; todos somos obsesivos a nuestra manera y con lo que más nos gusta.
Recuerdo la suavidad con la que trataba ese cuerpo fuerte por fuera, pero frágil por dentro. No me importaba; ya estaba yo ahí para que no te cayeses ni una, ni dos, ni nunca.
Recuerdo los detalles, lo más importante de todo. La delicadeza con la que todo era cuidado me atraía mucho más. Era todo tan recíproco, tan mágico...
Recuerdo el momento en el que tres monarcas llegaron para regalar lo que no muchos pueden tener. 
Recuerdo qué fue lo que me dejaron, lo que me dejaste. 
Recuerdo ese peluche, ese perfume. Dios qué perfume. Agoté las reservas que tenía el pobre en su ser y te pedí más y más. No quería comprarlo; yo quería tu cuello; para tranquilizarme, para dormir en él, para soñar mientras olía el paraíso a tu lado.
Recuerdo esa bufanda, ese cuello. 
Recuerdo el último día que te vi. El día en que me dejaste. En que nos dejamos el uno al otro. El día en el que me separé de él. El día en el que comencé a olvidar. El día en el que mi mundo comenzó a desmoronarse por primera vez. El día en el que los maravillosos días de invierno pasaron a ser oscuros y fríos. 
Recuerdo las dagas atravesando mi pecho una y otra vez sin hora previa y sin ganas de irse. No tenían prisa. Estaban cómodas. Habían encontrado la esencia azul clara que llevaban buscando desde hace mucho tiempo. Todo lo que había luchado contra ellas para al final arrebatarme lo que en su momento fue único. 

Recuerdo su claridad, su belleza, todo.
Recuerdo esa bufanda, ese cuello. 
Lo que no recordaba era su perfume..." 

Con Cariño Un Simple Mortal

Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?