Nada. Sólo frío.

Frío. Solo siento eso. No puedo sentir otra cosa. No sé sentir otra cosa. No paro de tiritar. Camino de un lado a otro pensando en qué puede haber sido el desencadenante de que me esté ahogando. Nervios. Me miro al espejo pero, ¿qué veo? Veo a alguien a quien le falta algo. Un atisbo de felicidad en esos preciosos ojos. Eso es lo que le falta. Eso es lo que añora. Tiene tez pálida. Puede ser por el frío. A lo mejor es la oscuridad que ha venido para quedarse un tiempo. Soledad está cerca, pero es lista y se mantiene distante. Nunca hay que darse por vencido. Ella ha de ser la última que te ofrezca su hombro para caer petrificado en él.

Imágenes. Es lo único que veo. No puedo sacar nada en claro. Intento llegar hasta los entresijos de todo esto pero no puedo. No lo entiendo. Espera, no lo entiendo...o no lo puedo ver. Quizás no puedo verlo. Ando ciego sin quererlo y pienso lo que no debería. Cómo es posible.
Escalofrío. Malestar. Incomprensión. Por qué os habéis reunido aquí, hoy, conmigo. Por qué he tenido que ser yo vuestra víctima y por qué vosotros tres. Yo lo he intentado. Lo he hecho lo mejor posible. No puedo ser perfecto. Es algo mentalmente imposible. No existe un prototipo. No existe algo que alguien haya inventado para poder seguir esa tendencia. Lo único que puedo hacer es vivir como pueda. Nadie me ha enseñado a hacerlo. Seguramente habrán guías y esas tonterías, pero sé que la mejor guía, es uno mismo.

Lo siento. Siento ser como soy. Intento hacer que no se me note lo inútil que soy. Procuro imitar indirectamente a la gente que me rodea, a pesar de que no pueda conocer su ser ni su sentido común. Digo indirectamente porque la base de todo, es el comienzo. No puedo. Solo puedo ver lo que se me presta, lo que esos ojos, claros y esperanzados, pueden ver.
El problema son ellos. Ellos tienen la culpa de todos. ¿Por qué me tratan así? Por qué quieren que sufra. No, no. Esta es mi mente. Esta es mi guerra. Ellos no saben nada. O puede que sí. Pero yo no les he dicho nada. Cuál es el motivo verdadero. Por qué no quieren que viva la única vida que me queda y que siempre he tenido de la forma mas bella posible. Sé que este es tu momento, y sé que te tocará estar en mi lugar porque pasa el tiempo y dicen que todos somos iguales. Tarde o temprano te harán lo que me estás haciendo a mí. A eso le han puesto un nombre. Karma. Creo que no hace falta presentación. Él es como un amigo invisible, el cuál nunca conocí formalmente, pero que llegó un día a mí y me demostró que si haces el bien para con los demás, serás recompensado, pero que aquellos que usen el mal contra ti, sufrirán alguna consecuencia que otra. Lo curioso es que también es amigo de todos. Al parecer le cae bien a todo el mundo. Él sabe cuando tiene que actuar. Sabe cuando lo necesitas. Sabe cuando te tiene que cuidar y cuando te tiene que castigar. Lo único que te pide es que seas tú. Cabe la posibilidad de que todo esto que estas leyendo no puedas entenderlo. He dicho "puedas" y no "quieras" porque cabe la posibilidad de que simplemente, no puedas entenderlo. No es un fallo. Es una ventaja. No te has estancado como yo en aquello a lo que llaman curiosidad o, mejor dicho, trastorno de la distracción directa, beneficiosa e inminente. No, no. Por favor. No debéis leerme. Tenéis que salir de mi cabeza lo antes posible. Ha de ser lo mejor para todo. Estáis logrando que  mis pensamientos se superpongan uno encimadelotroyresistacauseunfalloconesosimágenes FALSAS que no existen porque NO las puedo volver a ver del mismo MODO que las acabo de VER.

Frío. Parpadeo y miro al espejo. Mírate al espejo. Qué ves. Exacto. Nada. Solo ves a alguien que no quiere vivir en soledad, que no quiere que la lastimen por querer vivir tranquila. Quiere que esa presión que soporta, salga de su pecho y se convierta en lo más maravilloso que ha podido sentir; en aquello que le falta; en aquello que añora.

 Nada.

Con Cariño Un Simple Mortal

Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?