Mi marca a la Muerte

No estando orgulloso por tu hazaña los últimos años y siendo fuerte ante tu poderio y excentricismo, vuelves a mi saliendo de la prisión que te impuse a prueba de crueldades y malicias.
Intentas volver más fuerte que nunca. Se nota que has estado entrenándote duro. Tu aspecto no ha cambiado nada, eso si. Pero siento cómo tu comportamiento ha cambiado desde "la última vez". Tu modus operandi es distinto. Usas mucho los alti-bajos y los momentos incómodos para, poco a poco, apoderarte de mi ya no de una forma interna, sino también externa: convences a los susodichos suciamente para que el resultado nunca sea positivo. Lo curioso es que tu omnipotencia ha aumentado considerablemente, pudiendo estar en todos lados con la misma intensidad y con el mismo ánimo sangriento..
Sobrevuelas miles y miles de incongruencias sacando de contexto lo intenso, marcas a la gente a consciencia por el simple ocio. Conforme creces, aumentas tu ansia por tener más y más. Pasas de mercenarios porque el trabajo sucio, directamente, lo haces tú. Sigues sin tener rostro, pero sonríes por un mundo peor en el que tu eres el Rey y ya. Tú, el Rey. Único y soberano. No necesitas a nadie más. La extinción del todo es lo que deseas desde hace eones. No quieres a nadie a tu lado. Bueno, no es que no lo quieras, es que no lo sientes. No sientes el afán de tener una presencia que te tranquilice por las noches nada más volver de la calle exhausto por tu trabajo. No sabes lo que es el calor de la vida misma. Nunca has sentido la seguridad que te da ella cuando estas entre sus brazos, ni la conexión que puedes llegar a tener porque, simplemente no sabes lo que es la vida. Por eso mismo te atrae. Te atrae estar cerca de algo que no entiendes y te da morbo vencerlo de la forma que a ti mas te gusta porque no consigues ser uno más. 
Sufres de una manera muy paupérrima y lo remedias auto engañándote. Funcionas de una manera muy dictatorial y, para colmo, no toleras una pizca de comprensión. Usas tus mejores armas de precisión contra los que podrían llegar a ser tu familia sin ningún tipo de remordimiento. Persigues un sueño impecable en la teórica, pero inexperto en la práctica. Impecable porque se ve, o por lo menos eso espero, que entiendes las consecuencias, pero inexperto porque nunca podrás llegar a esa tierra prometida de la que te han hablado. Porque es tu destino estar donde estas y marcar hasta tu nombre, y a cada cual peor.
Cuéntame. Cuéntame quien te hizo esto y por qué no existe una cura. Cuéntame cuál fue la causa de tu elección, de tu formación. ¿Por qué no hablas? ¿No te interesa? ¿Te da igual que la gente quiera seguir adelante? ¿Sufres como sádico que eres, psicópata? Ya, claro. Tu trabajo no consiste en charlar con tus presas, sino destrozarlas en un "plis-plas". 
Es triste hermano. Es triste ver cómo sucumbes ante un poder más supremo que el que tu posees, y todo por una mentira. 

Escúchame atentamente Bestia y Tirano cruel del infierno: No bastará con tus perros sarnosos y salvajes para despedazar la valiente carne de aquellos que no son ni tus súbditos ni tus esclavos. Ni tus prisioneros ni tus tiranizados. No existe rendición ni sumisión. Nadie piensa en ti. Sólo unos pocos nos aventuramos y  violamos tu mente hasta la saciedad para oprimirte y someterte. Esto no significa que te querramos fuera de nuestro mapa. Sabemos que eres una parte que debe estar presente para, mediante tus mutilaciones y destrozos, poder vivir felices. Te estoy intentando dar a entender que tus sucias y necias acciones son, en parte, algo positivo, algo que tu no aceptas porque no entiendes...
Soy capaz de volver a encerrarte bajo llave para que tu estancia en el mundo de tu perfección cese y nunca vuelvas a sonreír.  Soy capaz de hacerte sufrir hasta la saciedad de la manera más cruel vista por Cratos, Taurkémad o Deimos. Soy capaz de hundirte en la miseria, en la inutilidad, en la luz permanente, en la sangrienta voz de la única persona a la que escuchas todos los días de tu no-vida. No tendrías opción de moverte. Tampoco existiría eso a lo que llaman "compasión" porque sinceramente, eso para mi no existe.¡Ah, por cierto! Yo si que tengo rostro... Usaré cada centímetro de mi burda plenitud para enterrarte en la caja del para siempre de por muerte. ¿Y sabes qué es lo mejor de todo? Que no sentiré ningún tipo de remordimiento hacia ti... No habrá piedad. Tan sólo gritos de dolor y  crujidos de tus extremidades. Seguramente derramarás sangre de tus inexistentes ojos, con lo que te mancharás tus ropas dejando un rastro de ida pero no de vuelta. Desperdiciaré mi tiempo, valioso, en ti por pura codicia y adicción. Prestaré atención con gusto a la primera y única vocal que sabrás decirme en esa pesadilla real que te haré pasar, porque no habrá otra. Observaré cada palmo tuyo mientras te deterioras ante mi presencia y escupiré mi propia sangre en la madera para sellar tu prisión.  Pura diversión. Dulce y añorada diversión.
No dejes que te recorra ese "repelús" del que tanto oyes hablar. ¿No?¿Nunca lo has escuchado? 

Perfecto entonces...

Con Cariño Un Simple...Mortal
@inakizubibar




Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?