Somos los elegidos

Es triste. Es muy triste ver cómo la gente que te rodea y que te importa demasiado sufre de una manera desbordante. Ya da igual si la conoces desde hace años o desde hace una semana. La vida avanza y tenemos que realizar el cambio. Se acabó eso de tragarse los problemas para uno mismo y derrumbarse hasta el punto de cortarse las venas.
Hoy voy a enseñaros algo ya existente, pero que al parecer no ha llegado a quedar claro en la sociedad en la que vivimos. ¡Siglo XXI señores! Primer siglo del tercer milenio. Avance y expansión de la digitalización y el control de la información a  nivel global. ¡Ojo! No estoy hablando de la época en que se llevaba eso de "Una, grande y libre", o cuando vino un solo tío comandando un partido bajo el lema "Ein Volk, ein Reich, ein Führer", que en español significa " Un pueblo, un imperio, un líder". Estoy hablando de una profunda libertad de expresión, de mujeres con ganas de cambiar el mundo, de hombres con iniciativa suficiente como para imponerse ante situaciones complejas. Somos la unión que hace la fuerza. Somos lo suficientemente fuertes como para levantarnos y seguir adelante después de haber tropezado con la misma piedra dos veces. Somos capaces de decidir. Somos mentes brillantes y privilegiadas. Somos la fuerza y el apoyo de la gente que nos rodea. Somos su tercera mano. Su segundo cerebro. Su otra maquina de pensamiento e imaginación.
Muchos opinan, y yo me incluyo en ellos, que la vida es un continuo sufrimiento, con resaltos de felicidad que pueden ser de corto o largo plazo. Es como ver el vaso medio vacío. Sin embargo, hay gente que ve la vida como una oportunidad y que hay que aprovecharla al 100%.Ahí están los que ven el vaso medio lleno. Chiscos y chiscas, que esto no es el "Crash Bandiccoot" en el que tenias tres vidas por si te atacaba un bicho de esos. Esto no es el "Call of Duty" en el que te dejan al punto de morir y viene el amigo que está jugando a tu lado para revivirte. Hemos sido los suertudos más suertudos de todos los suertudos habidos y por haber. Competimos contra mas de 200 millones de hermanos y ganamos nosotros por una cabeza. NO estamos en esta vida para estar en continuo sufrimiento. Estamos aquí para disfrutarla a fondo; Y si hay un obstáculo, hay que saltarlo de cualquier manera.
Para todos aquellos sufridores de esta vida, existe una cosa que se lama amistad. Este tema lo he tocado en otras entradas, pero como sé que la gente que lee mis entradas no siempre se ha leído las anteriores, os jodéis y ya está.
No sé si sabéis cual es la finalidad de un amigo. Todos sabemos eso de que "un amigo se cuenta con los dedos de una mano". Muchos estáis en contra de esta especie de sentencia. Pensad hijos míos. ¿A cuantos de vosotros os han decepcionado? ¿A cuantos de vosotros os han apuñalado en el corazón? ¿A cuantos de vosotros os han clavado un cuchillo por la espalda a modo de capullismo? Piensa, piensa. En efecto. ¿Quienes están ahí siempre para sacaros del pozo de la muerte? Ellos. Recordad que un amigo es una persona con la que puedes hablar sin tapujos sobre cualquier cosa y que te dé su más humilde opinión con la única finalidad de buscar tu felicidad de la mejor forma posible.
Un amigo te protege; te cuida; te ESCUCHA; siempre está ahí cuando lo necesitas; ¿Que no está? Llámalo. Él ira a donde tu estés o hará lo posible para remediar lo que te suceda. Son cosas que todos hemos escuchado una vez pero que siempre dejamos pasar hasta el momento en el que lo necesitamos. Nos damos cuenta que aquellas cosas que nos decían o que leíamos y escuchábamos por ahí son ciertas: "Ostia, pues si no llega a ser porque X me ha abierto los ojos, seguiría en mi mundo de oscuridad y sufrimiento indirecto".
Las cuchillas con las que nos afeitamos los tíos no quitan el dolor que tienes interno. Solo hacen que te desangres y que tengas, para colmo, un dolor externo. Es un bucle del cuál hay que salir.
Y una cosa mas quiero decir: en el supuesto caso de que necesites un hombro en el que llorar, y aquellos a los que creías tus amigos no aparecen, sino que prefieren darte de lado y hacer otras cosas improductivas, busca y sigue buscando. No te rindas jamás.
¿Vuelve a quedar claro que la base de una vida feliz es la amistad? Compartir es vivir. Nunca te cierres y te ocultes detrás de una sonrisa, porque tarde o temprano alguien que cazará y te dira: "¿Te pasa algo?¿Necesitas hablar? Ven. Cuéntamelo todo. Soy todo oídos".

Y si no encuentras a nadie, recuerda que yo tengo dos hombros y mi total entrega. No lo olvides. Nunca. Arpe.

Con Cariño Un Simple Mortal
@inakizubibar








Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?