Mi gorda, la señorita Crawford

Fue no hace mucho, en concreto hace 4 meses, cuando se me cruzaron los cables y me propuse a acogerte como mi hija. Me acompañaron para que no me pudiese hechar atrás, pero yo sabía que eso no iba a suceder. Cuando llegué a aquel sitio, muchos bebés se acercaban y lloraban porque querían salir de allí. Yo, centrado y fuerte con mis sentimientos, seguí caminando y como si de un paquete de chicles se tratase, te pedí. "Aún no nos ha llegado"- me dijo el señor que estaba de guardía.-" ¡Pero si esperas aproximadamente 2 horas, quizá llegue!"- Y así hice; Esperé en una plaza sentado en unas escaleras de piedra a que pasasen esas dos intensas pero rápidas horas.

Volví a entrar en aquel sitio. Olía a mucha tristeza y desesperación por salir de allí. Volví a hablar con el señor ese de gafas que, al parecer, estaba muy estresado y me señaló una parte del recinto: -"Es lo que me ha llegado"- Te miré a ti y a tus "hermanos". -"Siento decirte que no ha llegado el que tu me decías, pero esto es lo que hay, lo siento"- Dificíl decisión era la que me corroía la mente...mis ojos iban y venían...tú o uno de tus hermanos...sin pensarmelo dos veces, te señalé y te sacaron para poder verte mejor. Estabas muy asustada. No dejabas de mirarme. Tu color era intenso, muy brillante y tus ojos azules como el cielo que se refleja en el agua. No parabas de oler todo por donde pasabas. No sabía como cogerte porque no quería que te cayeses al suelo de lo inquieta que estabas. "Es niña" me dijeron. Me asombró tu sexo; no es que tenga algún problema con los varones ni nada, simplemente sé que el carácter de "ellas" es mucho más pacífico y amable que el de "ellos".

A día de hoy, a pesar de que sólo han pasado 4 meses desde que te adoptara, me acuerdo del primer día que te tuve en mis manos, el día en el que te dormiste en mi pecho, el primer día que salimos al cesped para jugar y correr, el día que bostezaste de lo cansada que estabas, los días que me llenabas la cama de caquitas...lo más gracioso es que, no fui yo quién te quería en un principio, ya que yo quería un Toy, pero me alegro de haber cambiado de idea y dejarme llevar por mis sentimientos. Ahora mismo no estas conmigo, pero sé que estás en buenas manos y que te están cuidando lo mejor que pueden, ya que quien te cuida es una persona maravillosa.

Pasalo bien estas navidades y no comas mucho, y turrón tampoco =)
 

Sindy




Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

Cuida mucho de tu abuela...te quiero mucho

Los Cuatro Pilares Fundamentales de una Relación [1/3]

Los románticos, ¿siempre perdemos?