Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

El Tren del Tropiezo al Mar

Todas esas vueltas permanentes que soy capaz de dar. Inconscientemente de lo que realmente quiero. Sé lo que quiero, pero no sé lo que debo. Dos pasos hacia delante me limito a dar. Tres hacia atrás son los que realmente ejecuto. Me robas la mente y me libras de mi realidad, usando el amor como excusa para así poder olvidar. Queriendo arrastrar lo imposible; Lo permanente. No es permanente porque uno quiera; es permanente porque así se plasmó. Impotencia es lo que siento, es lo que sientes. Odio es lo que se aprecia. Indiferencia a causa de un dolor que ahora es incurable por culpa del amor. La Culpa…qué condicionados estamos. Cuán asustados estamos de equivocarnos. Donde está la autocrítica cuando más la necesitas. Dónde está la Solución cuando más la lloramos. Qué bonita es la vida, pero qué mal la vivimos.
Usaremos siempre el Amor prohibido, para decantarnos por la mejor opción. Nos dejaremos llevar por las mejores emociones, sabiendo que no es nuestro momento. Guiaremos a nuestro…

Las Aventuras del pequeño Epoh (Ep.2)

Los padres de Epoh no paraban de mirar el rostro de felicidad de su pequeño gran hijo. Siempre estuvo acostumbrado a una vida basada en la humildad y el respeto, de ahí a que siempre se sintiera agradecido con lo que recibía. No tardó ni un respiro en abrir la puerta del garaje de par en par con la fuerza de  casi 100 hombres. La puerta era de una madera robusta, de color oscura pero con algunas manchas de tierra de cuando jugaban a la pelota contra ella.  Nada más dejar las piezas, Epoh las clasificó por material, tamaño y comienzo de montaje. Ni siquiera esperó a que los padres le explicasen lo que tenía entre manos. No le hacía falta. Ya estaba calculando los días en los que posaría el barco sobre el agua, timón en mano y vista en el horizonte.
Horas y horas se pasaba Epoh dentro de aquel garaje. Los padres sabían de su existencia gracias a que debía de obedecer a su cuerpo cuando tenía hambre o ganas de ir al baño.
Y os estaréis preguntando… “¿Cómo es posible que un niño tan pe…