Entradas

Mostrando entradas de 2014

Muerte por felicidad

Bajo la tenue luz que proporciona el cielo a través de un atardecer perfecto, brillan tus ojos haciéndose uno con tu piel. Observas como poco a poco el sol va dejando su rastro sangriento tras de sí. Sabes que hoy ha muerto gente, sabes que hoy no ha sido especial. Sigues mirando con ansias de querer más; de que no se vaya nunca. Aun así, sabes que no habrá vuelta atrás. Él se va y tú lo tienes que asimilar.  No dejas de mirarlo. Necesitas ver como desaparece hasta el final para poder entenderlo. No tienes la necesidad de quedarte ahí parada, pero tampoco necesitas moverte. El aire fresco que choca en tu rostro te obliga a soñar...a respirar lentamente. Mucha gente se pregunta por qué cuando estamos en un sitio alto o despejado y nos da el viento en la cara tendemos a cerrar los ojos y a respirar profundamente. Chicos y chicas, este fenómeno viene así porque es el momento clave en el que dejamos todo lo que nos concierne a un lado y nos centramos en nosotros incondicionalmente. Qué b…

Pensamiento de un desdichado

"Para que el pudiese centrarse en el mundo real debía de dejar de pensar en la gente que le rodeaba. ¿Por que necesita hacer eso? Porque su vida se basa en toda esa gente. No sería nada sin la gente. Sus pensamientos no estarían ocupados sin la gente.
-Es como ahora; yo estoy hablando, pero por ellos, ¿no? Si estoy yo solo, a quien necesito hablarle; y para que la gente sepa quién soy necesito hablar. Obviamente necesito hablar y puedo pensar y opinar y puedo hacer todo lo que me venga en gana, pero no es para nada lo mismo estar aquí...pensar lo que me da la gana y hacer lo que me plazca, que me salgan las cosas mal, porque me lo merezco... Me doy pena. Me doy soberanamente pena. Pudiendo estar a gusto con lo que tengo, necesito estar buscando otra cosa que creo que es mejor. Cómo sé que son mejores si ni siquiera las puedo probar como tengo lo que tengo. Psche. Es que es dar una oportunidad para que luego no sirva de nada.- dijo el pobre desdichado mientras cerraba los ojos y ag…

Atasco

Taponado. Presionado me siento. No puedo hacer nada.  Simplemente esperar. Si de mi dependiese, no dejaría que nadie pasase por lo que yo. Medio lado vivo, medio lado inútil.  Sufres por querer probarlo, pero te ves impotente porque en verdad sabes que será intento fallido, como muchos otros. Quieres sentir como sabe, como se siente, como se imagina. No puedes. Imposible. Necesitas el detonante clave para poder volver a revivir eso que tanto ansías. Dormir, necesario; das banda ancha a la imaginación,  al pensamiento, a los sentimientos. No moverte, recomendado; porque, para qué moverte. Cuidarte, 100%  necesario; porque no puedes decaer así como si nada. Mantita y ya. Y por último y lo más importante, tirar de aquello que nos beneficia para ponernos mejor. Aaaay la congestión..cuanto daño haces..

Lógica, pasión y paciencia.

La independencia es lo que nos hace crear nuestra vida acorde a nuestros propios interese para estar cómodos con ella. No es una decisión inequívoca, ya que para ser uno su propio capitán del barco, hay que cruzar el primer tramo que ofrezca obstáculos y dificultades desconocidas para cada uno de nosotros. 
No te engañes. Vive. Sé capaz de centrarte en lo que ves que te atrae de verdad. Por qué no lo ves. ¿Por qué crees que no serías capaz de hacerlo? Cállate. Deja de pensar. Céntrate. ¿No lo ves? Sí que lo ves. Levántate, como si es con ganas o como si no. Mírate. Respira hondo y cierra los ojos. Respira. Ábrelos. Camina hasta la ventana de tu cuarto y ábrela. Aire. Aire fresco otoñal. Cierra los ojos. Respira... Aparta todo aquello que te hace daño. Olvídate de todo aquello que te hace cuestionarte a ti mismo. Asegura aquello que sabes que tiene que estar bien asegurado siempre, porque sabes que cuando estés mal, ellos "pueden" estar ahí. Te digo pueden entre comillas por…

Querido blog, hoy: "La búsqueda en la fábrica del pensamiento"

Qué bonita es la felicidad. Y qué bonita es cuando sabemos que vamos con ella de la mano. Hay veces que se reprime, pero tarde o temprano volvemos juntos, porque sabemos que nos queremos el uno al otro. Hubo una época en la que ella y yo no nos conocíamos muy bien. 
Recuerdo que de pequeño siempre estaba ahí conmigo, pero llegó un momento en el que desapareció y nunca más la volví a ver. Pasaba el tiempo y ella sólo daba rasgos de vida, pero muy tenues. No me sentía bien conmigo mismo. Notaba que me faltaba algo. Es por eso por lo que un día me decidí y fui a buscarla allí donde hiciese falta. Debo decir que es que es bastante inteligente, la verdad. Siempre que sucedía algún acontecimiento en el que yo era el protagonista, el protagonista de mi vida, ella aparecía de entre la penumbra y me sonreía con ilusión y orgullo. Siempre aparecía. No obstante, se volvía a alejar cuando se pensaba que no la quería más conmigo. Normal. Yo, inútil de mí, no le prestaba suficiente atención. Es p…

Los síntomas del síndrome de los veintitantos

La crisis del primer cuarto de vida existe y es algo por lo que todos estamos pasando. Estos son los síntomas del síndrome de los veintitantos. Es ahora cuando comienzas a darte cuenta de que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años atrás y que cada vez es más difícil ver a todos tus amigos porque tenéis que coordinar miles de horarios: trabajo, prácticas, estudios, viajes, etc. Es por ello que ahora disfrutas más de esa "cañita" en una terraza que no es más que una mera excusa para hablar durante un rato y ponerse al día. Las multitudes ya no son igual de divertidas que antes, ahora incluso te incomodan. Además extrañas esa comodidad que tenías en el colegio de estar continuamente con tus amigos, en tu grupo. Todo era tan fácil y divertido. Pero ahora también es cuando comienzas a darte cuenta de que mientras algunos de tus “amigos” son verdaderos amigos, otros no son tan especiales después de todo. Ahora es cuando entendemos que la amistad no se basa en el t…

Ya nada volverá a ser como antes

Ya nada volverá a ser como antes. Cuando la gota colma el vaso, es cuando sabes que es el momento de alterar el paso del tiempo. No va a ser como fue hasta ahora. No habrá cariño, y si lo llega a haber, será un cariño cargado de algo que no podrás ver porque no sentirás nada. Se acabaron las tonterías.
Mi idiosincrasia está alterada. Muy cierto es, más no podré encaminarla hasta que elimine todo aquello que me causa heridas tan profundas, que me obligan a sufrir sin sentido alguno. Yo no lo pido. Yo nunca lo pido. No pido odio, al igual que mentiras ni falsedades. Tampoco pido atención por ninguna de las partes. No voy a pedir un cariño que no es interno hasta el momento de que necesites algo. Porque eso es interés sucio. Es cierto. Nos valemos de eso. Que injusta es la vida y que injusto soy. Perdón, quería decir somos. Es que hay veces que me olvido de que en esto no estoy yo solo.
Presión. Eso es lo que hay. Es lo que llena un alma que al principio fue fuerte, feliz, próspera y l…

Carta a nuestro Yo. A Nosotros

Vamos a ver. Si intentas mentirle a alguien por algo que ha sucedido por X motivo para salir airoso de la situación, no lo hagas. Él sabe lo que hay. Solo asiente y lo deja estar porque sabe que  lo has intentado y que, a pesar de que deberías de estar como...enfadado o decepcionado, estas bien porque te has dado cuenta de que te la han tramado. Hombre, si te la traman con otra persona, eso ya es un problema. Te hace gracia ver cómo lo han pasado en el momento clave. Nerviosismo en la postura, los ojos, el tono de voz...Rapidez por hacer las cosas, movimiento, nervios, movimiento, miradas...Toques inesperados que dicen: “Venga, vámonos ya". Conversaciones que se adecuaban a las de hoy en día cuando nos encontramos a alguien. Si si, de esas en plan "Hola , bien y tú, como va todo, que tal las navidades, abordamos el tema académico (porque al fin y al cabo, eso es uno de los puntos innatos que tiene el ser humano. Trabajar) así que como te va la carrera, el trabajo si tienes, b…

Un año más, veintidós en total.

Es el día. Hoy me toca a mí ser el protagonista de mi vida. Es cierto que lo soy todos los días, pero hoy más que nunca. Hace 22 años que se me dio la oportunidad de ser más rápido que mis hermanos y llegar a poder ser alguien más allá que una simple cabeza y una cola a modo de latigazo. 22 años han pasado desde que le advertí a mi madre que no iba a tener una gran Nochevieja. Bueno, grande sí que iba a ser. La mejor. Nadie sabía quién iba a llegar. Nadie intuía que iba a llegar alguien dispuesto a comerse el mundo. Ni siquiera mi hermana. Ella si que no sabía nada de nada. Lo único que se le pasaba por la cabeza es que iba a tener un hermanito. Alguien que la querría por encima de nada ni de nadie durante toda la vida. Menudo capullo. Que bien lo tenía montado.  La verdad que, incluso antes de llegar al mundo, ya estaba organizando cosas: tenía a gente trabajando para mí uno de los días más señalados del año, que corría de un lado a otro para que todo saliese tal y como estaba previsto…