Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Tu habitación de invitados

A lo largo de tu vida ves pasar miles y miles de caras. Es normal que tengas esa mentalidad: sabes que el simple paso por el colegio o por el "insti" es eso, un simple paso. Sabes que, de todos esos que conociste en aquella época/etapa/paso llámalo como quieras, no han llegado a estar contigo hoy en día. Creíste que todos con los que te criaste estarían a tu lado. Falso. Pensaste que podrías tener una especie de conexión con ellos después de años de separación. Falso. Fallaste en pensar que serían ellos quienes estuviesen ahí para ti. Sucumbiste al entender con certeza que la vida es una simple linea de continuo sufrimiento. Te arrodillaste ante el poder de la crueldad, de la mala suerte, del destino, del paso del tiempo... Es triste.
A lo largo de tu vida has visto pasar miles y miles de caras: caras llenas de alegría, caras sentenciadas a la tristeza, caras rodeadas de felicidad...sólo felicidad, caras a las que les invade la crueldad. Caras. Odio. Más sufrimiento. No te e…

La pregunta, con ele mayúscula

Hola chiscos y chiscas. Sé que hay mucha gente que me lee que no tiende a saber mucho de mi normalmente. Quiero decir que me encuentro bien emocional y socialmente. Estoy feliz, tranquilo; no se me sube la tensión y no tengo motivos para tener algún pensamiento negativo. Agradezco vuestra lectura a mis entradas, porque de alguna forma u otra, sé que lo hacéis porque os preocupo un poco. ¡Ay pillines! "Nah son "bromis".
Es muy bonito esto de hacer un recorrido por tu bloc de notas, de esos que son amarillos donde las hojas se vuelven hacia arriba, y ver que no existe ningún motivo por estar decaído: Ves que la gente que te rodea comienza a ser feliz una vez mas, que tus amigos siguen formando parte de tu grupo "familia" en el Whatsapp y en tu corazón, que no hay ninguna nube en el cielo o que no sientes vibraciones negativas con tu pareja. Todo es extrañamente perfecto. Es cierto que esto conlleva a activar la emoción de Intriga y la de Nervios, ya que sabes qu…