Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Porque nunca dejas de sonreír

Tabla en mano, subo la rampa para dirigir al grupo a la escuela y, ¿Qué me encuentro? Un grupo de alumnas de lo más risueñas. Escucho la conversación, cual cotilla que estoy hecho, y llega el momento de mirarlas con cara de extrañado a lo que me responden riéndose, para variar. Ya en la escuela sigo analizando a las chicas estas. No paraban de reírse…y para mi sorpresa, me paré en la mirada de una de ellas. ¿Por qué me suena esta chica? Nunca había venido aquí y por lo que sé no vive en Las Palmas. Una ola llegó a la otra y casualidades de la vida que empezamos a hablar, y una cosa que me siguió asombrando: NUNCA PARABA DE SONREÍR. Aparte de tener una sonrisa preciosa y de que, ella de por si es muy linda, nunca la llegué a ver seria, hasta que llegó el día.Por cierto, antes de seguir, me gustaría decirles que nunca puede faltar una trenza en el pelo y que la amabilidad rebosa por sus lindos ojos.
Por donde iba...¡Ah si!
Un día triste, causado por la ausencia de esta chica, apareció al …

No quiero ser toda tu vida, solo tu parte favorita...

¡Hola! ¡Bienvenido a mi corazón!Siento el desorden pero el último visitante no fue muy cuidadoso. La verdad que ni siquiera tuvo la madurez y la capacidad de enfrentarse a sus propios sentimientos. La pena es, que siempre sentí que algo iba mal…vamos que no me sentía cómodo, pero me ha hecho recapacitar, ya que, si lo piensas, una persona que verdaderamente te ama, jamás te dejaría ir, no importa cómo ni cuál sea la situación. Lo que más me duele es saber que a pesar de que tú eras mi mundo, yo ni siquiera era una estrella en tu cielo porque… ¿dónde estaba tu amor cuando lo necesité? ¿Dónde estaba tu muestra de cariño en aquel momento tan cruel? Nunca existió esa conexión que me aseguraste en un pasado, aunque eso me recuerda que lo mejor de la vida es el pasado, el presente y el futuro. Una gran persona dijo una vez…”Lo que no me mata, me fortalece”, y tiene razón; cada vez que nos equivocamos en algo o con alguien, aprendemos que para la siguiente vez no hay que volver a tropezar co…